martes, 22 de noviembre de 2011

Sobre el artículo de Ecoportal en http://www.ecoportal.net/Temas_Especiales/Mineria/El_agua_de_Quimsacocha_entre_la_codicia_y_la_vida


Comenzaré por aclarar que he sido muy enérgico criticando algunos proyectos mineros, como Panantza - San Carlos y otros proyectos que he tenido que revizar en el último año.  Pero, debido a que he estudiado minería y medio ambiente, visitando minas alrededor del Mundo donde SI hay un manejo responsable del ambiente, así como minas que tienen un manejo deplorable del ambiente, creo que puedo dar un punto de vista imparcial y objetivo.  No me parece justo el demonizar una actividad de la que dependemos todos los seres humanos, como lo es la minería.  Si usted me demuestra que vive sin gozar de los beneficios de la minería, usted tendrá mi respeto total.  Hasta le fecha una sola persona me ha demostrado que ha podido vivir un año sin los beneficios de la minería, y esa persona acaba de ser trasladada desde las selvas Bolivianas hacia Londres para ser tratado urgentemente de una enfermedad tropical, usando tecnologías que solo la minería hace posible.

El 90% de los proyectos de conservación nacen vigorozamente y mueren en el camino por ser poco realistas e insostenibles.  Recordemos que el principal problema ecológico es la sobrepoblación Mundial.  Soy ecólogo y ecologista, con más de 25 años trabajando en el tema.  He logrado, por mi gestión personal, proteger no menos de 150.000 ha de bosques lluviosos, y todos los proyectos que han sido exitosos se basan en la realidad y son sostenibles tanto económica como ecológicamente.  Si usted quiere romper con la minería, lo primero que debe hacer, es deshacerse de su computadora, su celular y dejar de consumir energía eléctrica, pues éstos son algunos de los ítems que más consumen cobre y otros metales provenientes de las minas.  No podemos protestar contra algo y al mismo tiempo crear demanda por ese algo y adquirirlo.  Eso es incongruente.

Lo que deberíamos hacer es buscar la forma de seguir usando los productos de la minería sin afectar a la naturaleza.  Un buen ejemplo lo constituye Europa, donde el 32% del cobre usado proviene del reciclaje.  Por otro lado, aterrizando en Quimsacocha, realmente ha sido patético el ver como se ha desarrollado el proceso por proteger las lagunas de Quimsacocha.  Luego de años de protesta, los grupos que apoyaban la iniciativa, se han dado cuenta de que el proyecto minero no es en Quimsacocha, sino a una hora de camino y mucho más abajo, en la quebrada Quinohuaycu.  La imagen de la laguna fue usada porque jala a la gente y moviliza a grupos que, haciendo frente a su separación de la naturaleza por el hecho de vivir en una ciudad, se sienten orgullosos de apoyar la protección de la laguna y se sienten héroes al apoyar la causa.  Manejando muy bien esa inclinación, se ha llevado por años una campaña que usa a las lagunas.  Ceremonias y ritos se han dado a sus orillas.  Peregrinajes de gente manipulada y orgullosa por sentirse ecologistas, han marchado con mucho esfuerzo, para que luego les digan que NO HA SIDO AHI LA ZONA DE EXPLOTACION MINERA Y NI SIQUIERA PASARA UN CARRO POR AHI.

Claro, cuando el Presidente Correa llega a la zona y ve la realidad, con toda la razón, declara a las lagunas Quimsacocha como "reserva protegida por el Estado".  Entra toda la zona de Quimsacocha en el programa Socio Bosque y se inician proyectos para preservar sus pristinas aguas y páramos.  Al ver eso, los grupos políticos anti gobierno reaccionan y dicen:  NOS EQUIVOCAMOS, HA SIDO MAS ABAJO.  Eso pasa por no leer los planes y estudios científicos hechos en la zona.  Peor aún, llegó un grupo de científicos para comprobar que se afectarán las aguas para Cuenca y terminaron declarando algo que era por demás obvio:  las aguas del río Alumbre, de donde saldría el agua para el proyecto, se encuentra hacia el lado de la cuenca del Jubones.  Claro, ahora habrá que alertar más bien a la gente del Jubones y no a la de Victoria del Portete.  Cuando hablo de pronunciarnos con la realidad, hablo exactamente de eso:  de informarnos bien sobre el tema antes de opinar.

Bien se podría usar como excusa que "no se ha socializado el proyecto", pero cuando se acuso a Iamgold de no socializar el proyecto, se presentaron las actas de socialización donde habían firmado cientos de personas de San Gerardo y Victoria del Portete.  Más aún, si álguien pide -y está en su derecho - información a la minera sobre los métodos de explotación del proyecto y los Estudios de Impacto Ambiental entregados en la fase de exploración, les aseguro que la empresa no se va a negar.  Pero si lo hace, se pueden bajar del sitio web del Ministerio del Ambiente.  Es sexy y muy atractivo el ser un activista ecológico y LUCHAR por el ambiente.  Pero hagámosolo con conocimiento de causa.  Con la verdad y no con posiciones pre concebidas.  Si hay álguien que me demuestre que estoy equivocado en mis apreciaciones, con gusto aceptaré mi equivocación, pero hasta ahora, nadie lo ha hecho.

Hablemos con la verdad:  ¿De donde salen el cianuro, mercurio, plomo y otros contaminantes que menciona en su artículo?  Le aseguro que no salen del procesamiento que se hará en Quinoahuaycu.  Básicamente porque no se procesarán los materiales en la zona !  La separación de los metales se hará fuera del Páis.  De Quimsacocha solo saldrá material flotado para ser embarcado en la costa.  Los drenajes ácidos se producen cuando minerales sulfatados son expuestos al aire donde al combinarse con oxígeno y agua, precipitan en ácido sulfúrico y otros ácidos.  Si usted conoce sobre la química de los suelos del páramo de Quinuahuaycu, sabrá que hay muchísima roca expuesta, lo cual es una característica primordial de los páramos y parte de su dinámica ecológica.  Estas rocas expuestas contienen muchos minerales, entre ellos pirita y calcopirita, que no son otra cosa que minerales sulfatados de hierro.  Con la lluvia producen drenajes ácidos que son comunes en la zona.  Inclusive, si usted mide la acidez de las aguas en la quebrada alumbre, verá que su acidez es notable, en forma natural.  Es más, los organismos que habitan en los páramos de la región necesitan que el PH sea ligeramente ácido para sobrevivir.

En un proceso de minería responsable, se monitorean los drenajes ácidos durante todo el proceso, incluyendo el cierre de mina (Que será en 7 años en el proyecto Quimsacocha).  Esto tiene una metodología que es sencilla y que inclusive, podría ser hecha por una veeduría ciudadana independiente.  Como mencioné anteriormente, el agua para el proceso vendrá de la microcuenca del río Alumbre o Cristal, que tiene un caudal promedio de 98.6 l/s, un caudal específico de 36,53 l/s/km2 y ocupa un área de 2.7 km2. El caudal potencial de uso del agua en la concesión Cristal, que es la única que se explotará, es de 8 l/s (lo cual constituye solo el 1% del caudal total existente y científicamente comprobado) y los sistemas de uso incluyen la recirculación del agua (es decir, que el agua no se vierte a los ríos sino que siempre se recircula) y la inyección de agua fresca al sistema de recirculación, para recuperar lo perdido en el proceso y para la planta de flotación corresponde a dicho porcentaje o menos.